La planificación de pastoreo consiste en racionalizar las pasturas, naturales o implantadas, para lograr un mayor desempeño. A través de un mapeo se realizan divisiones/empotrerados que permitan una rotación del ganado que, varía en intensidad de carga animal, tiempo de ocupación, según el momento del año y la condición del potrero, permitiendo el mejor descanso posible para la recuperación de las pasturas. Esto es lo que se llama tecnologías de proceso, las cuales no necesitan de insumos para aumentar la eficiencia. Nuestro trabajo se basa en conceptos de PRV y Manejo Holístico.

X